Importantes inventos checos para el combate del COVID-19

Publicado: 07/05/2020 Países relacionados:  Colombia Colombia

Homenaje a los científicos checos. En tiempo récord llegaron con los soluciones clave

La crisis del coronavirus ha tenido un impacto negativo en la economía y la sociedad en general. Sin embargo, incluso en tiempos difíciles, aparecen aspectos positivos. Uno de ellos es la movilización única de la ciencia checa. Habilidad, capacidad de reaccionar rápidamente, cooperación. Todo esto se manifestó en científicos checos, empresas e innovadores en las primeras semanas de la epidemia covid-19. Respondieron a la falta general de equipo de protección, idearon formas de facilitar el trabajo para los técnicos de laboratorio y simplificar los diagnósticos. La impronta checa también se encuentra en el campo del desarrollo de fármacos.
En cuanto a la solución al problema de la falta de respiradores, la Universidad Técnica Checa (ČVUT) fue una de las primeras en enfrentarla. El primer modelo con el mayor grado de protección se denominó CIIRC RP95-3D y fue presentado por investigadores del Instituto de Robótica, Informática y Cibernética de la Universidad Técnica Checa en marzo.
Desarrollaron el respirador en una semana, luego comenzaron a fabricarlo con la ayuda de empresas y a distribuirlo a los necesitados. También se ha convertido en un modelo para la producción en serie, que asciende hasta 50,000 piezas por semana. Hoy en día, los respiradores se obtienen en máquinas de moldeo por inyección. Se producen decenas en segundos. Además, pueden desinfectarse y reutilizarse. Adicionalmente, más de 60 organizaciones y empresas de 25 países (Alemania, Estados Unidos, Portugal, Países Bajos, así como México, Nueva Zelanda y Emiratos Árabes Unidos) han descargado datos gratuitos para la producción del CIIRC RP95-3D original. La escuela también prestó al Hospital Na Bulovce un robot Pipeťák, que ayuda a analizar muestras. Ha participado en la producción de máscaras de buceo especialmente modificadas, que protegen contra los virus gracias a un filtro adicional.
También se comenzaron a producir ayudas de protección en otros lugares de trabajo académico. Por ejemplo, la Universidad Técnica de Liberec fabrica filtros a partir de nanomateriales; junto con las empresas, crea más de 100,000 de ellos todos los días.
La Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Jan Evangelista Purkyně en Ústí nad Labem estuvo nuevamente involucrada en la producción de escudos protectores contra el covid-19 para el personal médico. Los escudos se crean utilizando impresión 3D, que se ha convertido en un ayudante importante en la lucha en contra del covid-19. La empresa Prusa Research del empresario e inversor checo Josef Průša también vio un interés sin precedentes en productos de impresoras 3D. Ha fabricado y suministrado más de 100.000 escudos protectores en toda la República Checa de forma gratuita durante la crisis del coronavirus.
En muchos aspectos, la plataforma COVID19CZ, otro de los eslabones de la cadena de innovaciones checas en tiempos de crisis, ayudó al rápido desarrollo y cooperación. La iniciativa está formada por empresarios y expertos en tecnología, así como por varios voluntarios y entusiastas.
Gracias a la plataforma y la colección pública, se creó un nuevo tipo de ventilador CoroVent. Es producido por el grupo Třebíč de empresas MICo en cooperación con la Facultad de Ingeniería Biomédica de la Universidad Técnica Checa en Praga y otras empresas tecnológicas.
Además de los productos tangibles que se han fabricado en toda la República Checa, los científicos han trabajado y todavía están trabajando en la investigación del virus en sí, diagnosticando y probando.
Por ejemplo, un equipo dirigido por Jan Konvalinka del Instituto de Química Orgánica y Bioquímica de la Academia de Ciencias de la República Checa en cooperación con un equipo científico de la Universidad de Palacky en Olomouc desarrolló un nuevo protocolo para el diagnóstico de covid-19 utilizando el método PCR , que se basa en la detección y transcripción de ANR viral. Los reactivos y productos químicos utilizados para este procedimiento ahora pueden ser de difícil acceso debido a la crisis del coronavirus. Por lo tanto, según los investigadores, la invención de nuevas nanopartículas magnéticas para el aislamiento de ARN puede ayudar. Según el químico Radek Zbořil, el procedimiento permite la preparación de material para aproximadamente 100,000 aislamientos por día.
De otro lado, la República Checa también tiene una pista sobre el desarrollo del medicamento covid-19.  Uno de los candidatos prometedores es el Remdesivir de la compañía estadounidense Gilead, que desarrolló un equipo dirigido por el checo Tomáš Cihlář.
El optimismo sobre su efectividad se despertó con los resultados parciales recientes de un estudio realizado por la Universidad de Chicago, según el cual casi todos los pacientes fueron dados de alta del hospital en una semana. Sin embargo, todos los datos aún necesitan ser evaluados.
En la República Checa, Remdesivir se administró recientemente a un hombre de 53 años en el Hospital General de la Universidad que estaba en una condición muy seria. Su condición mejoró significativamente. Si el medicamento experimental jugó un papel importante no está claro, según los científicos. Un segundo paciente está siendo tratado con Remdesivir en el Hospital Universitario de Motol.

Elaborado por el equipo de la oficina de CzechTrade en Bogotá
Fuente: www.seznamzpravy.cz