Un invento checo que produce agua de aire desértico

Publicado: 13/01/2021 Países relacionados:  Colombia Colombia

Los científicos checos han desarrollado un dispositivo que genera agua en desiertos

La extracción de agua es un problema creciente en algunas partes del mundo y, a medida que se expande el desierto más grande del mundo, el Sahara, están surgiendo soluciones para combatir la sequía. Un equipo denominado Solar Air Water Earth Resource (S.A.W.E.R) es un invento de científicos checos que se pondrá en funcionamiento en Dubái, donde se presentará en la exposición EXPO 2021.  Investigadores del Centro Universitario para Edificios Eficientes Energéticamente de la Universidad Técnica Checa (UCEEB), en cooperación con la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Técnica Checa y el Instituto Botánico de la Academia de Ciencias de la República Checa, han estado trabajando en los últimos años en equipos que simplemente producen agua a partir de aire. Sin embargo, el proceso que suena más a ciencia ficción, es un poco más complicado. Básicamente, son dos dispositivos combinados en uno. El componente clave es un material llamado desecante, que une el vapor de agua a su superficie y lo retiene. Al mismo tiempo, se aspira aire adicional, que se calienta a una temperatura alta para que se pueda liberar vapor de agua de la superficie del destilado; el aire más caliente puede contener más vapor. Finalmente, el aire significativamente húmedo viaja al enfriador, donde el vapor se convierte en agua líquida. El truco es que mientras que un enfriador convencional puede obtener 10 litros de agua por día en el desierto, la planta checa produce de 90 a 120 litros por día. El segundo dispositivo es un sistema de cultivo del desierto, en el que el agua continúa corriendo, creando una mezcla especial con nutrientes, con los que riega las plantas. Además de la capacidad de extraer agua del aire, el sistema desarrollado por los checos difiere de otros porque trabaja de manera independiente gracias al aprovechamiento absoluto de la energía solar. El dispositivo ha costado hasta ahora 10 millones de coronas (381.000 EUR), otros prototipos deberían ser la mitad más baratos. En la operación de prueba, el precio alcanza las 30 coronas (1,15 EUR) por litro creado. El objetivo de los científicos checos es poder crear con ayuda de SAWER condiciones móviles para la producción de agua en lugares donde hoy resulta inimaginable. El sistema checo ha despertado el interés de equipos científicos y empresas del mundo entero. Los organizadores de la Exposición Universal de Dubái confían en que el 1 de octubre del año en curso abrirán las puertas de la Expo para recibir a unos 25 millones de visitantes que podrán conocer los adelantos tecnológicos más importantes de la actualidad.

Elaborado por el equipo de la oficina de CzechTrade en Bogotá
Fuente: czechcrunch.cz y radio.cz