Único dispositivo checo que mide qué tan crujientes son los alimentos

Publicado: 15/05/2020 Países relacionados:  Colombia Colombia

En la Universidad de Mendel en la República Checa desarrollaron un aparato que mide qué tan crujientes son las obleas y las salchichas.

¿Trituran más papas fritas, obleas o chocolate? En lugar de sentimientos subjetivos, la respuesta a esta pregunta es dada por un dispositivo desarrollado por científicos de la Universidad Mendel en Brno. Ahora están tratando a patentar su medidor.
Debido al procedimiento de patente, los creadores aún no han ofrecido imágenes de su nuevo dispositivo. Su objetivo es monitorear el grado de respuesta acústica o contracción a la perturbación mecánica de ciertos tipos de alimentos, es decir, su ruptura.
"Probamos el grado de crujido no solo en el nivel normalmente audible, sino también en frecuencias significativamente más altas, que los sentidos humanos apenas pueden reconocer", dijo Petr Dostál del Departamento de Tecnología y Transporte de Automóviles de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Mendel.
El aparato amplifica y visualiza el sonido de los alimentos rotos. Al mismo tiempo, los investigadores están tratando de normalizar el crujido para poder repetir la medición y al mismo tiempo comparar sus resultados.
"Gracias al registro de varios parámetros, podemos comparar alimentos individuales entre ellos mismos. Esto es algo nuevo, inusual y este parámetro no se evalúa por defecto. El dispositivo puede ser especialmente beneficioso para los productores de alimentos que necesitan controlar qué tan crujientes son", destaca Dostál. Según él, este nivel  puede desempeñar un papel en manjares como papas fritas, obleas, galletas, chocolate o nachos, pero también se puede medir en productos cárnicos como salchichas.
Esta propiedad  está dada no solo por la receta, sino también por el tiempo. "Cambia con el tiempo. El fabricante necesita saber la velocidad del cambio y también el efecto que se produce al cambiar la receta ", dice Dostál.

Elaborado por el equipo de la oficina de CzechTrade en Bogotá
Fuente: www.idnes.cz